Historia y evolución de la bandera de España

Es difícil encontrar un punto de partida y de referencia para el origen de la bandera de España. Ya en tiempo de auge de la civilización romana era fácil encontrar insignias a las que asociar el pueblo de España, así como, a todo su territorio. Con la llegada del asentamiento visigodo, se mantuvieron los estandartes más característicos, acompañados de una representación en material de seda. Tal vez, el cambio más importante llegó con la invasión musulmana, la cual incorporó la representación a tela mejorada, asemejándose en mayor medida a lo que conocemos como ‘bandera’. Aunque hay que saber que las ‘banderas’ estaban más destinadas a la representación de familias y grupos, que a la de territorios o países como pasa en la actualidad.

Hay que entender que, la bandera de España que conocemos actualmente es un conjunto y composición de las banderas de los reinos en los que estaba dividido el territorio español entre los siglos XVI y XIX. Esos reinos eran: La Corona de Aragón, el Reino de Navarra, el Reino Castilla, el Reino de León y el Reino de Navarra. Siendo visible en el escudo que actualmente luce la bandera de España.

En 1843, por Real Decreto de la Reina Isabel II, quien vio potencia en la unión militar del territorio, unificó a todos en una misma bandera. Se usó (con cambios continuos) hasta la segunda República en el que se empezó a utilizar la bandera tricolor que incluye el color morado en la tercera de las franjas de la bandera. Tras la Guerra Civil se restableció la bandera bicolor que se cambió en los años 1938 y 1945, hasta 1981, que es la que conocemos en la actualidad.

En definitiva, la bandera de España ha tenido un proceso que comprende casi dos milenios, siendo el actual, el resultado de numerosos imperios, reinos y razas. Una bandera con una gran historia, conocida en todo el mundo.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *