Origen bandera de España

El origen de la bandera de España está ligado a la asociación que se puede hacer del territorio español en la actualidad. Y es que siempre ha existido una representación, insignia o bandera que servía para representar a España en el resto del mundo. Ahora bien, la que hoy en día podemos observar, tanto edificios oficiales como en la mano de los aficionados a algunos deportes, proviene por el que se conocía a España.

La bandera de España actual tiene su origen en el rey Carlos III (s. XVIII), quién se decantó por dejar a un lado la bandera blanca con el escudo de España, que era significativa de los Borbones, y apostar por la rojigualda, que era fácilmente distinguible y símbolo de algunos reinos peninsulares como Aragón, Castilla, Granada, León o Navarra. Durante el reinado de Isabel II, en 1843, esta bandera fue nombrada bandera nacional. Todos los territorios la tenían como bandera oficial.

origen de la bandera de españaLos colores de la bandera española no siempre fueron rojigualdas, como se puede pensar en un primer momento. En cambio, el escudo de los reinos españoles sí fue un signo de identidad mucho más antiguo y utilizado como asociación a España.

Así, el blanco dominaba la bandera de España, pero esto provocaba una enorme confusión en las batallas navales, pues otros países también utilizaban dicho color en alta mar. Por tanto, en un principio sólo se usaba esta bandera en los barcos. Sin embargo, poco a poco se fue popularizando y luego también se empleó en los ejércitos de tierra.

La bandera española mantuvo los colores amarillo y rojo con la única excepción de la Segunda República, en la que se incorporó el color morado en la tercera lista (no sucedió lo mismo durante la Primera República).  Pero, ¿cuáles son los orígenes de la bandera de España republicana? Os lo contamos a continuación.

Orígenes de la bandera de España durante la Segunda República

Dado que muchos republicanos asociaban la bandera bicolor a la monarquía de los Borbones, diversos grupos afines a dicha ideología la empleaban para separarse por completo de los reyes. Se optó por el color morado para sumar a Castilla a la bandera, ya que por aquel entonces se pensaba que dicho color era el que representaba al que había sido uno de los reinos más importantes de España (el rojo y el amarillo siempre se han asociado a la Corona de Aragón). Así se justificaba en un decreto del año 1931.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *